Alguien dijo: "Los cuentos nos ayudan a enfrentarnos al mundo"

Era se una vez...

8-2-2015 a las 21:47:50 10.000 relatos y 10.000 recetas

10.001 relatos en tiocarlosproducciones

10.001 recetas en mundi-recetasdelabelasilvia

Translate

jueves, 5 de febrero de 2015

La sapita encantada .969

Había una señora que tenía una hija muy donosa y que cantaba muy lindo, como no cantaba nadie, pero tenía un encanto. El encanto que tenía era que cuando venían los jóvenes y tenía que salir, figuraba en sapa. Y sólo iba a perder el encanto cuando un joven s'enamorara d'ella y se casara.
El Rey d'ese lugar tenía tres hijos. El mayor cuando supo que esta niña era tan bonita se jue para casarse con ella. De lejo la óiban cantar y era un gusto la voz que tenía. Y cuando llegó la madre le dijo:
-Aquí 'tá m'hija -y vino una sapita a los saltos.
Entonce el hijo del Rey dijo:
-¡Qué me voy a casar con un animal tan asqueroso! -y se jue.
Después vino el otro hijo, el segundo. Y volvió a salir la sapita y también dijo:
-¡Qué me voy a casar con este bicho tan fiero!
Por fin vino el hijo menor. La óiba cantar y él creiba que óiba un ángel. Llegó a la casa y la madre la llamó a la hija, y vino la sapita. Y a él le gustó y comenzó a acariciarla. Y dijo qu'era bonita y que cantaba tan lindo qu'él s'iba a casar con ella, no más.
Entonce la familia del Príncipe le decía que cómo s'iba a casar con un animal.
Él dijo que s'iba a casar no más.
Entonce los padres le dijieron que si se casaba, que no juera a presentarse con ese bicho, allá. Y él se casó no más. Después que estuvo casado él con ella, la sapita le dijo que la llevara a una laguna que había áhi cerca. Entonce la sapita le dijo que se sentara áhi, que ella ya iba a venir.
La sapita se tiró al agua. Al ratito, cuando el joven quiso ver, la laguna se convirtió en un gran palacio tan lindo que ni el Rey lo tenía. Y la sapita salió figurada en una niña tan linda y elegante como no había otra.
El Príncipe se puso contentísimo y la quería cada día más a la señora. Entonces le mandó decir a los padres que tal día iba a ir con la señora. Ellos le mandaron decir, ¡que ni apareciera con ese bicho!
Entonce se jueron no más en un coche que brillaba contra el sol. Y cuando la sirvienta del Rey vio este coche, corrió y les avisó. Y salieron el Rey y la Reina a ver quén llegaba con ese lujo. Y ya vieron qu'era el hijo. Y se quedaron fríos cuando vieron que bajaba con el hijo una señora tan linda y elegante.
Y entonce les dijo el hijo:
-Padres, yu hi venido con mi señora pa que ustedes la conozcan, y acá 'stá.
Y ya salieron los hermanos también, y ellos'taban arrepentidos de no haberse casado con la sapita.
Y los padres decían:
-¡Y cómo lo publicaban tanto que era un bicho tan fiero, esta niña, si es tan preciosa!...
Entonce el joven les contó qu'era un encanto. Que 'taba encantada. Y que cuando un príncipe se casara con ella s'iba a figurar en la niña qu'era.
Y ya jueron al palacio y vieron todas las riquezas qui áhi tenían.
Y ése jue el premio del hijo del Rey, que jue güeno y no le tuvo asco a la ranita.

Tomasa Muñoz de Leonti, 56 años. El Durazno. Pringles. San Luis, 1943.

Buena narradora. Campesina originaria del lugar.

Cuento 969. Fuente: Berta Elena Vidal de Battini


0.015.1 anonimo (argentina) - 069

No hay comentarios:

Publicar un comentario